miércoles, 11 de febrero de 2009

muñeca


¿Qué pasa con las muñecas de trapo que ya no quieren cumplir su función de "favoritas y apachurrables"? Tengo una bien sentada que me mira todos los días con su sonrisa de oreja a oreja y es tan linda que ni me provoca apachurrarla por no ensuciarla.


¿Qué pasa con las dueñas de las muñecas de trapo que no se atreven a apachurrarlas por no ensuciarlas?


Respuesta: crecieron y dejaron de vivir el presente... asustadas por el pasado y preocupadas por el futuro. (Cosas de grandes que los niños no entenderían. Ni las muñecas de trapo)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es mejor regresar siempre al presente, unico, verdadero, eterno,lo demas no existe.
El pasado ya no esta y el futuro nunca se da porque siempre el presente se impone...medita en eso

Alis

Rox dijo...

Es cierto, cuando se es niño no se piensa en si se va a ensuciar, arrugar o romper, sólo jugamos...aunque se ensucie, se arrugue o se rompa.
Es bueno volver a ser niños por un instante.

Rous dijo...

sip
es bueno jugar, y aprender de nuevo jugando.

C dijo...

alguna vez leí que existe algo siniestro en las muñecas, aquella cualidad que te retrae a tiempos en que miras con otros ojos, aquella sensación a niño atrapado dentro de algo.
pero a pesar de eso algunas me inspiran ternura, otras me detienen en el tiempo, conservo una, como vestigio de una epoca muy feliz, que me fue entregada por alguien para quien ella significaba algo... jamás viajo sin ella.