miércoles, 10 de febrero de 2010

La tortuga y el pez


La tortuga hambrienta nadaba tras el goldfish para morderle la cola.

El goldfish ya había aprendido a convivir con el miedo. Huir de la tortuga era rutina. Sufrir de sus dolorosas mordidas, casi.

Antes de que llegara aquella, él reinaba el acuario, era la envidia de los monocromáticos vecinos de cola corta y sin alcurnia. Luego, con la llegada del anfibio al acuario, querría ser quizá invisible?

La niña pegaba todos los días su frente al acuario, admiraba la cualidad natural de los peces de mimetizar sus lágrimas con el agua, pues mientras los alimentaba les atribuía características humanas e imaginaba conversaciones entre ellos. "Nadie notaría si lloran, qué afortunados", pensaba.

Cuando descubrió la cola lastimada del único goldfish "velo de novia" que adornaba su acuario, se alarmó, en el rostro del pez no había dolor, no se dibujaba el miedo. "No veo sus lágrimas", se dijo. Vio a la tortuga tras él. Los separó.


Y así, mientras el pez se recuperaba con una tintura curativa recetada por el veterinario, la tortuga permanecía alejada en un vecino acuario pequeño.

"Se extrañan", pensaba la niña. Convenció a su madre de reunirlos nuevamente cuando el goldfish estuviera sano. Y así fue. Y la tortuga volvió a comerle la cola al pez.


Luego de tres procesos de curación, separación, unión y recaída del goldfish, fue separado definitivamente de la tortuga. Sanaron sus heridas y al cabo de dos semanas el pececillo murió.

Según el veterinario no habría explicación lógica de la muerte del pez. Habría muerto de ansiedad, pena? Extrañaría la persecusión, el miedo, el dolor? Se pudo haber acostumbrado a ello?


***

Jamás tuve un perro. Pero de niña me dejaron tener peces y una tortuguita acuática carnívora. Ninguno me ladró o me movió la cola, pero los observé lo suficiente como para aprender que hay conductas animales comunes a las humanas. También aprendí que los peces no tienen glándulas lacrimales.

14 comentarios:

@bodoquillo dijo...

Me encanto, y si todavia hay algunos que leemos de noche, gracias por compartirlo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
DonDiegoDeNoche dijo...

Lindísimo! Y emotivo, como siempre (no es de extrañarse)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
mariela dijo...

Me gustó ... hay algo en tu forma de escribir que toca una parte muy sensible de mí y siento que "eso" lo pude haber "dicho yo" pero seguro ... no tan bien como vos. Te sigo.

Ginno dijo...

tantas veces me he sentido un goldfish...

Rous dijo...

bodoquillo: gracias a ti por venir.
Dondi: moua!
Mariela: esto que dices es como un millón de cosas lindas para mí. Pues yo califico las expresiones artísticas de esta manera: me conmueve, no me conmueve... gracias!
Ginno: Yo también

Rain dijo...

Yo tambien soy un goldfish que ata sus zapatillas cada dia para no dejarse morir

m dijo...

hermosa historia Rous...tan real que puedo imaginarlo...

Elmo Nofeo dijo...

También suele suceder con los humanos, lo que a veces nos hace feliz, nos hace daño.

Rous dijo...

Rain: y mi tortuga es el amor
m: cosas que pasan de niña y que rescato, en la manera de lo posible. Gracias por leer

Pepe Derteano dijo...

Hola Rous, ingresé a tu blog para solicitarte algo (pura casualidad) y me encuentro con una bella composición. Realmente me has hecho pensar en algo que no había considerado. Felicitaciones.
PEPE
Pd.-
Acerca de tu opinión sobre lo señalado por Hildebrandt y La teta asustada, cuál es el comentario del maestro Armando Robles Godoy.

Rous dijo...

Hola Pepe.
Gracias por tu comentario!
En cuanto al artículo de Hildebrandt y el comentario de Robles Godoy, pues lo encontré en el mismo sitio, bajo el artículo.
Un abrazo!

Aquiles Martin dijo...

ta lindo tu blog pink